Ciudadanos se insertan en procesos legislativos

Estampadas con la firma de cada proponente ayer quedaron radicadas las primeras nueve medidas legislativas producto de la Oficina de Participación Ciudadana de la Cámara de Representantes.

Esta oficina, que fue creada hace seis meses para servir de enlace entre los ciudadanos y el cuerpo legislativo, funge como ente educador de los procesos legislativos a través de seminarios que se han impartido en el Capitolio y universidades. Al momento, se han ofrecido diez talleres impactando a unas 300 personas.

El presidente de la Cámara de Representantes, Jaime Perelló (en la foto junto a la ciudadana María del Carmen Torres), destacó la importancia de la participación ciudadana en los trabajos de la Legislatura. ([email protected])

La diferencia de estas medidas, a otras por petición, es que lleva el nombre de la persona que la peticiona, que es el ciudadano que originó la idea y participa del proceso en todas las etapas. La redacción oficial está delegada en el personal de la Oficina de Servicios Legislativos y la Oficina de Asesores del Presidente, pero la medida no se considera lista hasta que su gestor la lee y da su consentimiento de que lo que está escrito recoge su preocupación y/o intención.

De las medidas radicadas, cinco son proyectos de ley y cuatro resoluciones. Los temas tocados son diversos: educación, bienestar de las personas de la tercera edad, difusión de nuevas leyes y seguridad, entre otros.

“Los proyectos por petición no pueden seguir siendo proyectos sin gente. En el pasado esto se prestó para otro tipo de agenda y no necesariamente para la agenda del bien común”, dijo el presidente cameral, Jaime Perelló, en la conferencia de prensa en la que firmó los proyectos y los presentó al país.

Perelló destacó que a través de la Oficina de Participación Ciudadana se le está dando herramientas a la gente para que ejerza el poder que tiene sobre el Gobierno.

“La gente es dueña de su gobierno y la única manera de devolverle la confianza en sus instituciones es a través de la participación ciudadana”, subrayó jubiloso Perelló.

La oficina ha recibido 138 propuestas para medidas legislativas. Todas fueron evaluadas y gran parte de las ideas ya son proyectos de ley radicados o leyes en funcionamiento. Las que son consideradas viables son trabajadas y las que no se les informa a las personas que las propusieron las razones por las que no se seguirá adelante, comentó sobre el proceso la directora Alba Muñiz Gracia.

La funcionaria describió el proceso como esperanzador. “Ha sido un proceso de mucha esperanza. En los talleres nos miran con mucho escepticismo, pero a medida que se les van presentando los mecanismos que tienen para insertarse en el proceso legislativo la percepción va cambiando”, sostuvo.

“Esto va a funcionar”

Ese precisamente fue el caso de María del Carmen Torres, quien conoció de la oficina en una actividad en Fajardo y dejó su idea escrita en un papel sin ninguna expectativa de escuchar nuevamente sobre esa dependencia.

“Escribí la idea y pensé que ellos (oficina) iban a bregar con eso. Que yo ya nada tenía que ver. Cuando recibí la llamada de la oficina me sorprendí y pensé ‘caramba esto va a funcionar’”, relató la mujer en un aparte con este medio.

“Estoy feliz y contenta con mi proyecto. Aquí aprendí que no hay que tener gabán y corbata, que cualquier persona tiene derecho de participar del proceso legislativo”, añadió la mujer.

La resolución de Torres es para ordenar a las Comisiones de Bienestar Social y para la Erradicación de la Pobreza, y de Vivienda y Desarrollo Urbano de la Cámara, a realizar una investigación exhaustiva sobre el funcionamiento y ejecución de la Corporación de Servicios de Amas de Llave; del Programa de Proyectos de Vivienda Asistida y del Programa de Pareo Estatal de arrendamiento para Viviendas de Veteranos.

Por: Ivelisse Rivera Quiñones

Publicado en El Nuevo Día el 30 de enero de 2014.