Industriales ven plan decenal como herramienta de desarrollo económico

La Asociación de Industriales, entidad que representa a más de 1,200 compañías privadas impulsa la adopción del Plan Decenal de Educación. (Archivo)

Hablar de educación es hablar de desarrollo económico.

Así lo concibe la Asociación de Industriales y por eso la entidad que representa a más de 1,200 compañías privadas impulsa la adopción del Plan Decenal de Educación que actualmente se discute en la Cámara de Representantes.

Jaime García, director ejecutivo de la organización, afirmó que elaborar un plan educativo a largo plazo que no esté sujeto a los vaivenes políticos permitirá potenciar al máximo la capacidad intelectual de los estudiantes y, a su vez, mejorará la competitividad de la Isla a nivel global.

“Debemos todos sentirnos orgullosos del sitial que hemos logrado a nivel mundial en los sectores de manufactura y servicio. Pero, más aún, debemos reconocer que al complementar nuestro ofrecimiento con la generación y desarrollo de nuevas ideas y conceptos, pasaríamos, además de ser buenos ejecutores y suplidores, a ser creadores y gestores de calibre mundial con una capacidad insuperable de operacionalizar cualquier concepto nuevo”, dijo García durante su comparecencia ante la Comisión cameral de Educación, para el Fomento de las Artes y la Cultura.

La Asociación de Industriales acogió la idea de desarrollar un Plan Decenal de Educación hace dos años, y en asamblea anual aprobó entonces una resolución que consignaba su apoyo a la propuesta que hoy avalan sobre 40 organizaciones no gubernamentales e individuos.

García recordó que, a mediados del 2012, la presidenta de la asociación, Waleska Rivera, presentó 10 recomendaciones para “reenergizar” la economía de Puerto Rico, y la lista incluyó el concepto del plan decenal. Esas propuestas fueron avaladas, previo a las elecciones, por todos los candidatos a la gobernación, incluido el exgobernador Luis Fortuño, cuyo Partido Nuevo Progresista hoy se opone al proyecto pedagógico.

Durante su participación en las audiencias públicas, el director ejecutivo de la Asociación de Industriales aplaudió que la administración del Departamento de Educación haya comenzado un análisis interno sobre áreas para mejorar, pero al mismo tiempo, García recordó que la agencia encomendó “un estudio de reingeniería” hace algún tiempo, y no ha implementado sus recomendaciones.

Aunque los proponentes del plan decenal han aclarado que el concepto no implica necesariamente la designación de un secretario de Educación a un término de 10 años, los industriales respaldaron esa idea.

“Proponemos una enmienda constitucional para establecer que el secretario de Educación, como el contralor, sea nombrado por términos de diez años para que no se someta el departamento a los vaivenes de la política partidista o de conveniencias contingentes”, señaló.

García instó, además, a revisar el currículo del sistema público de enseñanza para incluir áreas que permitan a los alumnos insertarse con éxito en la educación universitaria y en el mercado laboral, y también exhortó a institucionalizar las “alianzas educativas”, que sirven para que voluntarios de diferentes sectores de la sociedad se involucren en el proceso educativo con el fin de hacer la experiencia en los planteles “más atractiva y estimulante” para el estudiantado.

“La educación pública de Puerto Rico debe ser una educación de primera. Que sea la primera opción para todos los ciudadanos que residen en la Isla. Que sea competitiva, retante e inclusiva, que enseñe a los estudiantes a ser buenos hombres y mujeres, ciudadanos del mundo”, enfatizó.

Las vistas sobre el plan decenal continuarán este jueves con la participación del Departamento de Salud y la Asociación de Colegios Privados. Temprano en la semana se había anticipado que este miércoles comparecería el Departamento de Hacienda, pero esa vista fue pospuesta para finales de mes.

Por: Rebecca Banuchi

Publicado en El Nuevo Día el 26 de septiembre de 2013

La democracia participativa

Esta semana se iniciaron las vistas públicas para atender un segundo proyecto de ley por petición ciudadana. Este proyecto propone la creación de un comité multisectorial para investigar, evaluar y recomendar un sistema universal de salud para Puerto Rico, que considere en su evaluación la viabilidad de un pagador único.

Los elementos sustantivos del proyecto se centran en lograr una discusión amplia e inclusiva de todos los sectores para garantizar que la salud se trabaje como un derecho y no como un privilegio. Los proponentes entienden que la ciudadanía debe poder decir y recomendar, desde su voz como paciente, como proveedor de servicios de salud, como investigador, como educador, como representante gubernamental, como organización comunitaria o como empresa, el futuro y presente de la salud y de los recursos que se destinan a ella. Lo invocan como derecho de la democracia y desde la dignidad de ser parte de ella.

Este reclamo sigue al iniciado semanas atrás por la Mesa de Trabajo del Plan Decenal de Educación. Reclamo que inició en un proyecto de ley que va en su segunda semana de discusión y que ha generado toda clase de reacciones, en especial, sobre la autoridad que tiene la ciudadanía para proponerla fuera de las estructuras de participación autorizadas o conocidas, como son los partidos políticos.

En los próximos meses comenzará una tercera discusión, amplia e inclusiva, para evaluar proyectos nacionales de seguridad para Puerto Rico. Así lo están trabajando organizaciones de diferentes sectores que han logrado diseñar uno de los proyectos más abarcadores e integrales para promover un país seguro para la próxima década. Su ambición no es poca: lograr que Puerto Rico sea uno de los países más seguros del mundo en los próximos 5 años.

En otros ámbitos, la ciudadanía se sigue apropiando de la protección de su ambiente y su educación, como es el caso del Bosque Escuela, iniciado por Casa Pueblo. Localizado y a la vez de trascendencia nacional. Si logra su propósito, podríamos contar con un modelo exitoso para transformar la educación en cada escuela de esta tierra.

¿Qué tienen en común todas estas iniciativas ciudadanas y qué no tienen en común con la situación actual? Lo primero es que se gestan fuera de los típicos organismos que tradicionalmente aglutinan o controlan proyectos y procesos. Esos proyectos los desarrollan personas y organizaciones sobre los asuntos públicos que les preocupan y sobre los cuales logran acuerdos. Su metodología es el diálogo deliberativo, más horizontal y más participativo. Cada persona es importante y cada acuerdo se trabaja y se protege.

Han sido interesantes las reacciones y los discursos que han salido de personas y grupos que, por no tener otros referentes que los tradicionales, comentan, evalúan e invalidan estos proyectos ciudadanos. Comentaristas y opinadores que todavía piensan el mundo en sus polaridades de derecha e izquierda, intentan clasificar estos grupos en uno de estos dos polos, demostrando su incapacidad de comprender la complejidad del fenómeno que enfrentan. Ninguno de ellos revisa en serio estas propuestas o se integra a sus prácticas, porque a fin de cuentas no sabrían practicar una relación fuera de sus círculos estereotipados.

Decían en mi barrio que no es lo mismo llamar al diablo que verlo venir. Así es. La Democracia con mayúscula supone no sólo el discurso de la participación ciudadana, sino abrir el espacio para que esa participación se abra camino y se exprese con todas sus consecuencias. El principio de universalidad en la democracia supone garantizar el mismo derecho a todos los habitantes de esta tierra y en igualdad de condiciones y no sólo a los que con su voto logran acertar los gobiernos de turno. ¿Cómo escuchar todas las voces y no sólo sus “representantes” ? Estos grupos y estas mesas están proponiendo formas avanzadas de lograr la educación, la salud y la seguridad para todos y no para unos pocos: una tarea monumental y transformadora. Demos paso a la democracia participativa.

Por: María de Lourdes Lara
Publicado en El Nuevo Día el 6 de septiembre de 2013

Somos uno… trabajemos juntos

Comité Noviembre junto al equipo de Agenda Ciudadana. Foto: Juan Carlos Álvares

Asumir esta nueva consigna unitaria como pueblo es la propuesta central de una delegación de más de treinta puertorriqueños radicados en Estados Unidos y miembros del Comité Noviembre, qu ienes son parte de generaciones han dejado el paraíso caliente para entrar al frío y las sombras de otro país en busca de mejores oportunidades.

Esta organización comunitaria, fundada en el 1987, tiene como misión primordial el enaltecimiento de la identidad de los puertorriqueños y el reconocimiento de la inmensa contribución social, cultural, política y artística de esta comunidad en Norte América.  La misma une representantes de alrededor de quince asociaciones puertorriqueñas con sede en Nueva York para organizar, desarrollar y promover programas de impacto sociocultural.  Entre estos se encuentra un programa de becas para estudiantes puertorriqueños de escasos recursos, talleres culturales y educativos para la comunidad, Feria de Artesanía Puertorriqueña, Día de la Responsabilidad Pública, ferias de salud.

Estos líderes están en la isla como parte de un encuentro cultural, educativo e histórico nombrado “Buscando Nuestras Raíces”,   durante el cual sostuvieron un dialogo con miembros de Agenda Ciudadana para desarrollar prácticas que permitan estrechar los vínculos de participación ciudadana e identidad cultural. La presidenta de este comité, Teresa Santiago, busca abrir espacios de colaboración que devuelvan la capacidad de unión entre ciudadanos. “Se habla mucho de que nosotros vivimos allá o vivimos aquí y algunas veces no nos aceptan como puertorriqueños.  Pero somos un solo pueblo y hay que hacer algo sobre esa diferencia.  Yo me siento orgullosa de ser puertorriqueña.”
Las entidades proponen ampliar la concienciación de los asuntos políticos, económicos y culturales que afectan a los puertorriqueños que residen dentro y fuera de la isla para poder generar acciones en conjunto.  Por ejemplo, poder discutir y visibilizar asuntos públicos e impulsar política pública en el Congreso de EEUU que provea niveles de igualdad de derechos adquiridos como ciudadanos de misma categoría a través de todos los estados y territorios.

Para María de Lourdes Lara Hernández, directora ejecutiva Agenda Ciudadana, el mensaje de unión entre puertorriqueños es muy poderoso y abre avenidas grandes de oportunidad para provocar una discusión formal nacional sobre cómo reunir a los más de 8 millones de puertorriqueños en una relación de equidad que esté legalmente conferida, pero que en la práctica no se ejecuta.  “Veo una discusión que confunde en lo legal, lo cultural, nacional e histórico… realmente uno es lo que es por su práctica, su cultura, sus relaciones humanas, su historia.  En Puerto Rico esto se ha tergiversado, hay un asunto legal de derechos y de equidad que tenemos que nutrir, es uno de los ejes principales para el desarrollo de nuestro País.”

Entre las propuestas colaborativas que desarrollarán las organizaciones
figura la apertura de foroseducativos sobre derechos humanos y civiles; activación y participación ciudadana en defensa de los derechos de los veteranos y la población adulta mayo. Identificaron como prioridad rescatar la conexión cultural en las comunidades, especialmente con las nuevas generaciones que son las que están en vías de construir el país.  “Necesitamos educarnos y restablecer el vínculo de nuestras comunidades con su herencia cultural,” expresó Carmelo Loran veterano puertorriqueño que reside en Nueva York.  “No hablo de una educación formal, sino de la creación de un movimiento cultural, somos uno.”

Por: Neyra Toledo Osorio

Publicado en El Nuevo Día el 15 de agosto de 2013

Taller: Intervención y manejo con perspectiva de género en casos de violencia hacia las mujeres

En los últimos años, Puerto Rico ha visto un recrudecimiento en los casos de violencia hacia las mujeres. Sin embargo, según ha reseñado la prensa, las intervenciones y el manejo por parte de profesionales a cargo no ha sido el adecuado y los resultados han probado que las estrategias empleadas han sido inefectivas. Ver la mujer desde el “ay bendito”, y no como guerrera, la revictimiza y desapodera. Más aún, nuestra conducta como profesionales puede replicar la de una persona agresora. Para lograr resultados exitosos, es necesario incorporar la perspectiva de género en nuestras estrategias de intervención. Así, las mujeres sobrevivientes se apoderan de su proceso. Comprende los conceptos relacionados con la perspectiva de género. Conoce las raíces de la violencia de género en nuestra sociedad. Aprende a desarrollar técnicas y estrategias de intervención y manejo de casos con perspectiva de género.

Parte I: Básico. 6 horas-contacto.

Dirigido a profesionales de la conducta humana.

Aprobado por el Colegio de Profesionales del Trabajo Social de Puerto Rico.
Recursos: Tanagra Melgarejo Pulido, MTS / Yesenia Méndez Sierra, MCF

Puede registrarse a este taller a través de este enlace.

Proyecto Matria

31 Calle Jiménez Sicardó
Caguas, Caguas 00725